rutas

rodeno

LAS PIEDRAS ROJAS DEL RODENO

El rodeno de la Sierra de Albarracín constituye un magno escenario geológico en el que se representa con un atrezzo de formas y volúmenes areniscos la labor sincretista de un paisaje singular que el hombre prehistórico sacralizó con sus pinturas y grabados.

minasdeplata

EL AZOGUE, UN MINERAL REAL

A finales del siglo XVIII la Corona pensó que las minas de azogue del Collado de la Plata rivalizarían en importancia con las de Almadén, sin embargo la realidad se mostró testaruda y la extracción del mineral nunca llegó a ocupar cotas significativas.

salinas

LA SAL DE LA SIERRA

El mundo de la alimentación es inconcebible sin la utilización de la sal, hoy un producto común en nuestras mesas, barato y fácil de obtener. Sin embargo, en la antigüedad la sal era un recurso codiciado y muy valioso, que proporcionaba grandes réditos económicos a sus tenedores. La pequeña salina de la Hoyalda recoge la herencia milenaria de la actividad salinera en la sierra.

arrecifes1

LOS ARRECIFES DE CORAL

Hubo un tiempo geológico en el que un mar cálido y poco profundo bañaba las costas de lo que luego sería la Sierra de Albarracín. En esas aguas vivían corales, algas, esponjas y otros organismos marinos que construyeron arrecifes en forma de torres. Hoy la erosión los ha puesto al descubierto bajo el pueblo de Jabaloyas.

canonesfluviales

BARRANCOS Y GARGANTAS

La capacidad de erosión de los ríos ha abierto en la Sierra de Albarracín gargantas y valles de fondo plano, dependiendo de la naturaleza y resistencia de las rocas que atraviesan. Un viaje al interior de estos cañones y desfiladeros fluviales da prueba del poder cincelador del agua sobre la piedra.

karst

EL KARST EN LA SIERRA DE ALBARRACÍN

Las vastas parameras de la Sierra de Albarracín son como un gran queso de gruyere debido a la intensa labor de disolución y corrosión por parte del agua que ha generado un relieve en karst con formas tan espectaculares como sus simas y campos de dolinas.

tobas

TOBAS Y TRAVERTINOS

El agua no sólo es capaz de disolver y erosionar la roca caliza, sino que también tiene la facultad de construir una nueva piedra, la toba. En las cascadas y saltos de agua de Calomarde y de El Vallecillo, se acumulan grandes depósitos de esta toba calcárea originada a partir de los posos y sedimentos arrancados a otras rocas.

periglaciar

LAS FORMAS DEL FRÍO

La Sierra de Albarracín aunque no llegó a cubrirse de hielos durante las glaciaciones del Cuaternario, sÍ que se vio afectada por un intenso frío que produjo en los macizos paleozoicos, como el del Tremedal, un modelado singular de laderas y ríos de piedras de los más grandes del mundo.