La vasta superficie forestal de la Sierra de Albarracín proporciona una surtida despensa de setas y hongos que invita a aficionados y recolectores a descubrir sus tesoros micológicos. La ruta, por un pinar del Tremedal con gran tradición “boletera”, presume de no defraudar nunca a los seteros que se aventuran hasta el lugar.