Los amantes de la ornitología encontrarán en la Sierra de Albarracín dos buenas excusas para practicar el avistamiento de aves, las acuáticas y las rupícolas. Merodeadoras de humedales y roquedos respectivamente, su observación se antoja cómoda y gratificante al visitante.